Muchas gracias por su mensaje
Haremos nuestro mayor esfuerzo en responder su mensaje lo antes posible. ¡Le deseamos un excelente día!

Su información de contacto

Usted está enviando este mensaje a

Su pregunta

* Campos requeridos

Historias de clientes

Optimización máxima de la carne argentina

19 Jan 2018

Con la plena apertura de Argentina a la exportación de carne de vacuno a finales de 2015, algunas empresas han podido recuperar su cuota de mercado. La cadena de supermercados La Anónima se ha construido una sólida reputación como procesador de carne de vacuno en su país y ahora está estudiando las posibilidades de expandirse a mercados extranjeros.

La Anónima es la cuarta mayor cadena de supermercados en Argentina, con 161 establecimientos repartidos por todo el país. Cada tienda cuenta actualmente con su propio carnicero, pero la tendencia en la empresa es pasar a un modelo más centralizado de producción y corte de carne. Según Nicolas Braun, director ejecutivo de La Anónima y nieto del fundador de la compañía, invertir en automatización ofrece numerosas ventajas. “Cuando estaban vigentes las estrictas normativas de exportación de carne de vacuno en Argentina, centramos todos nuestros esfuerzos em crear una producción estable y eficiente de carne en nuestras plantas para proveer a nuestros propios supermercados y al mercado nacional.

Ahora también podremos trabajar para expandir las exportaciones, sobre todo a Alemania e Israel”. Sin embargo, el objetivo principal sigue siendo proporcionar carnes de calidad a los numerosos supermercados de la cadena.

“Con nuestras dos plantas de procesamiento de carne, suministramos diversos cortes y piezas primarias de carne de vacuno a los supermercados, donde se terminan de cortar y procesar. Deseamos que este proceso sea más eficiente y por ello hemos adquirido también el sistema de deshuesado y recorte StreamLine. Esto evitará tener que realizar labores adicionales de corte y recorte en los supermercados”.
 

EL RETO DE LA NUEVA TECNOLOGÍA

Cuando en La Anónima decidieron incorporar la nueva tecnología StreamLine, sabían que resultaría complicado cambiar los métodos de producción. “Implementar una nueva tecnología exige mucho compromiso”, afirma Nicolas Braun. “Sin embargo, considerábamos que con Marel habíamos encontrado un buen socio a largo plazo que nos ayudaría a avanzar.

De hecho, la colaboración con Marel, tanto aquí como en Islandia, es excelente. Cuentan con experiencia suficiente para comprender a la perfección lo que les pedimos y lo que necesitamos”.
 

EL SISTEMA OFRECE INFORMACIÓN COMPLETA

Frederico Muniz, responsable del matadero de La Anónima, explica la gran ayuda que ha entregado el sistema StreamLine en la elaboración de los productos finales. “El sistema StreamLine nos permite obtener información sobre lo que sucede a lo largo de todo el proceso de producción. Nos aporta trazabilidad en línea muy precisa para cada corte individual, sin pérdida alguna de productividad”.

Cuando las reses salen de la sala de enfriamiento, se cortan en cuartos y grandes piezas primarias. En este proceso de corte de la res, el sistema escanea un código de barras para garantizar su trazabilidad. Cada corte que se lleve a cabo a partir de ahí en cada pieza primaria estará asociado a ese código de barras.

La implementación del sistema de deshuesado y recorte StreamLine ha resultado fácil de adoptar para los nuevos operarios que se han incorporado a la planta. Sin embargo, los que ya trabajaban en ella han tenido más dificultades para “aceptar” el nuevo sistema. Sin embargo, al cabo del tiempo todos se han adaptado plenamente al sistema y son conscientes de las ventajas que aporta. Por ejemplo, ahora se pueden observar los resultados mientras se realiza el trabajo en lugar de tener que esperar a que finalice la jornada. Esto permite efectuar ajustes y mejoras durante el propio proceso de producción.

“Hemos comprobado que un sistema de línea tradicional de velocidad constante requiere aproximadamente un 20% más de personal”, manifiesta Muniz. “El sistema StreamLine presenta una gran eficiencia de mano de obra y también es más ergonómico. Los operarios no tienen que alargar el brazo para alcanzar los productos, sino que estos les llegan directamente a sus estaciones de corte”.
 

OPERACIONES FLUIDAS Y EXCELENTE SERVICIO

Además de adquirir el sistema de deshuesado y recorte StreamLine, La Anónima ha invertido en un acuerdo de nivel de servicio (SLA, Service Level Agreement) con Marel. Frederico Muniz relata sus expectativas de servicio: “Cualquier empresa que invierte en una solución tan importante y avanzada como la nuestra tiene que ser consciente de que no puede ahorrar dinero limitándose a conservarla tal cual. Es preciso utilizarla y mantenerla correctamente. Por fortuna, hemos podido trabajar muy bien con nuestro equipo y la necesidad de mantenimiento y piezas de repuesto se ha gestionado correctamente”.

 

Para más información, contacte a nuestro equipo de ventas