Registro exacto del peso y la calidad: una prioridad absoluta en el procesamiento de aves

El peso y la calidad son dos atributos clave de un pollo, que determinan la rentabilidad para el procesador

Smartweigher IRIS Italy

La fabricación de productos de alta calidad será siempre la máxima prioridad del procesador. Sin embargo, incluso en las operaciones mejor gestionadas, a veces se producen degradaciones. Lo importante entonces es la capacidad para identificar estos productos, la parte responsable de la decisión para bajar de categoría y el porqué. En un mundo en el que el número de productos avícolas cortados y vendidos en porciones aumenta cada día, la rebaja de categoría debido a un defecto en un solo muslo, sigue significando siete componentes de grado "A". En esta situación, rebajar toda la carcasa no tiene sentido desde el punto de vista financiero.

El peso deseable de las aves varía de un mercado a otro. En algunos mercados, cuanto más pesada sea el ave, mejor, ya que cada ave ocupa un gancho y el procesamiento de las aves más pesadas no implica necesariamente más personas. En otros mercados, sobre todo en aquellos en los que predominan las porciones cortadas en envases de peso y precio fijos, los productores tratan de conseguir un perfil de peso adecuado para estos envases. En cada caso, los procesadores deben poder comprobar que las aves que llegan a la planta de procesamiento tienen el peso previsto. Si no es así, la dirección de la planta tendrá que tomar rápidamente medidas correctoras. Por lo tanto, cuanto antes tengan esta información, mejor. Una vez en el proceso, la rentabilidad óptima del procesador depende de la asignación de cada carcasa al proceso posterior en el que puede ganar más dinero.

Un proceso diferente

La posibilidad de pesar los productos en distintas etapas del proceso es importante también por otra razón. A diferencia de otros procesos de fabricación, que montan los productos a partir de piezas individuales, el procesamiento avícola consiste en el desmontaje. Las carcasas se desangran, se les quitan las plumas, se les cortan las patas y se les extraen las vísceras. En muchas plantas, los productos cortados y deshuesados representan ahora la mayor parte de la producción. El proceso de desmontaje puede hacer que se pierda demasiado peso y se comprometa la calidad. El procesador necesita saber lo antes posible si algo va mal y dónde se produce exactamente el problema.

Veamos ahora, por departamentos, qué información sobre el peso y la calidad necesitamos idealmente y por qué.

Pesaje de aves vivas

Aunque proporcionan el peso total de las aves entregadas por lotes, los sistemas convencionales de pesaje de cajas no pesan las aves individualmente y, por lo tanto, no pueden mostrar la curva de distribución del peso de un lote. Si también se dispusiera de esta información, se ayudaría a la dirección de la planta a lograr una mejor gestión, ya que detectaría cualquier desviación no deseada al principio del proceso, lo que les daría más tiempo para idear soluciones.
La capacidad de pesar las aves vivas con precisión es importante también por otras razones, como la evaluación del productor y una referencia de base para los controles de rendimiento posteriores.

Primera comprobación de calidad

La primera oportunidad de comprobar el estado de salud de un lote es la zona del corral/colgado, donde los veterinarios pueden retirar las aves muertas y dañadas. Una segunda comprobación después del desplume permite eliminar las carcasas evidentemente enfermas, de tamaño inferior al normal o mal desangradas que no son aptas para pasar a la siguiente fase del proceso. Para garantizar la correcta asignación del coste de esos daños, también sería muy conveniente poder determinar si los daños de un producto se produjeron en la explotación o en la planta de procesamiento.

IRIS DF

Comprobaciones de evisceración

El siguiente paso en el proceso es la evisceración. La posibilidad de comparar los pesos en vivo y eviscerados, carcasa por carcasa, proporcionaría a la dirección de la planta una información muy valiosa sobre el rendimiento del equipo de evisceración automática, lo que permitiría reaccionar rápidamente ante cualquier variación inaceptable. Esta comprobación también serviría de base para controlar el rendimiento de las enfriadoras.

Inmediatamente después de la evisceración, el grado de calidad de cada carcasa ya será evidente. Sin embargo, en muchas plantas, el primer control de calidad se realiza después de la refrigeración en la línea de distribución de carcasas enteras. Sería útil conocer el perfil de calidad de un lote antes de que entre en la enfriadora, ya que en algunas plantas las carcasa pueden pasar de dos a tres horas en el proceso de enfriamiento. Una vez más, esto daría a la dirección más tiempo para reaccionar ante cualquier situación inesperada.

Tiempo de decisión

Es en la línea de distribución de aves enteras donde el pesaje y la clasificación de la calidad empiezan a contar realmente, ya que es en este punto donde la asignación precisa de cada carcasa al proceso posterior correcto determinará en gran medida la rentabilidad de una planta de procesamiento.

Poder clasificar, no solo la carcasa entera, sino también cada parte anatómica, es especialmente importante en aquellas plantas en las que la mayoría se corta en porciones. Como ya hemos señalado, una sola pieza degradada sigue suponiendo siete piezas de primera calidad. Como es probable que el proceso posterior de las piezas de grado "A" y de grado inferior sea diferente, una técnica para mantener sus flujos separados también sería una ventaja.

La precisión en la clasificación es importante también por otra razón. Los defectos aceptables para un cliente no siempre son aceptables para otros. Poder medir el tamaño de un hematoma o la longitud de un arañazo sería una gran ventaja en estas situaciones.

Cuente con Marel

Marel tiene la respuesta: sus sistemas SmartWeigher e IRIS controlados por el software Innova PDS, líder en su clase.
SmartWeigher puede pesar carcasas en líneas de sacrificio, evisceración, distribución de aves enteras y despiece. Los sistemas de visión IRIS pueden evaluar la calidad individual de las carcasas en los mismos puntos del proceso. Ambos sistemas funcionarán a las velocidades de línea más altas de la actualidad.
El software Innova PDS manipula los datos recibidos de ambos sistemas y presenta la información clave a la dirección de la planta minuto a minuto.
A continuación, se presenta un resumen de las posibilidades de Marel en orden cronológico de proceso.

smartweigher-df-poultry.jpg

Pesaje individual de la línea de sacrificio

Instalado al principio de la línea de sacrificio y desplumado, SmartWeigher, que funciona con ganchos estándar de la línea de sacrificio con un paso de 6", pesa las aves vivas después del aturdimiento eléctrico o en atmósfera controlada.

SmartWeigher tiene varias ventajas. A diferencia de los sistemas convencionales de pesaje de cajas, el sistema sólo pesa las aves vivas aturdidas, no excrementos ni piedras. Como el sistema pesa cada ave individualmente, puede mostrar la curva de distribución del peso de cada lote. En una situación ideal, todas las aves deberían tener el peso deseado y la curva debería ser plana. SmartWeigher también es sumamente preciso. Las técnicas de autoaprendizaje innovadoras y altamente eficaces neutralizan la fricción y las vibraciones, dos enemigos tradicionales del pesaje en línea preciso. SmartWeigher también es sumamente fácil de usar. Una vez configurado durante la instalación, no es necesario recalibrarlo periódicamente.

 

Primera comprobación con IRIS

La instalación del sistema de visión IRIS en la línea de sacrificio es posterior al desplume. El sistema, que observa la pechuga de cada carcasa, puede diferenciar entre los daños causados por la máquina y los causados durante el crecimiento. El IRIS utiliza la forma, el color y la textura para evaluar las carcasas. Instalado en la línea de sacrificio, detectará las carcasas de tamaño insuficiente, el desangrado deficiente, las extremidades rotas y las plumas residuales, y es una ayuda útil para los veterinarios a la hora de salvaguardar la higiene del proceso posterior, especialmente a las altas velocidades de las líneas actuales. El software Innova da instrucciones al primer reenganchador de Marel que transfiere las carcasas automáticamente a la línea de evisceración para descargar las rechazadas.

Recogida de datos

El software Innova garantiza que la información sobre el peso y la calidad de cada carcasa, recogida por SmartWeigher e IRIS en las distintas fases del proceso, permanezca con ella hasta su liberación como producto entero o en porciones cortadas. La comparación de pesos permite a la dirección de la planta de procesamiento controlar de cerca los rendimientos durante todo el proceso.

Opciones de línea de evisceración

En una línea de evisceración, SmartWeigher e IRIS pueden seguir a la última máquina de proceso. Ambos sistemas proporcionan a la dirección de la planta un eficaz sistema de alerta temprana, en caso de que la calidad o el peso de las carcasas sean los esperados. SmartWeigher mira tanto hacia atrás como hacia delante, lo que permite controlar minuto a minuto el rendimiento de los equipos de evisceración y refrigeración.

Iris Ev Vision Grading System

Centrado en la precisión del pesaje

El pesaje y la clasificación de la calidad ultraprecisos son especialmente importantes cuando llega el momento de asignar las carcasas después de la refrigeración.
Los sistemas SmartWeigher instalados en las líneas de distribución de aves enteras y de corte ACM-NT cuentan con la función de autotara de ganchos/portaproductos en cada circuito de transporte. El giro de los ganchos con un paso de 8" en la línea de distribución hace que las alas ya no puedan tocarse. Por lo tanto, las diferencias de peso de los ganchos y las alas que se tocan ya no pueden afectar negativamente a la precisión del pesaje.
Los portaproductos de la línea ACM-NT tienen un paso de 12". Instalado en este sistema de despiece, SmartWeigher puede pesar carcasas enteras, cuartos traseros o ambos.

Centrado también en la calidad

Los ganchos/portaproductos de las líneas de distribución y de corte ACM-NT tienen un paso más amplio que en las líneas de proceso primario. Con todas las alas estiradas, un sistema IRIS instalado en la línea de distribución puede inspeccionar tanto la pechuga como el dorso, teniendo una visión completa de cada carcasa. IRIS detectará los restos de plumas, extremidades rotas, hematomas, arañazos y colas enrojecidas, e incluso puede detectar el tamaño de un hematoma o la longitud de un arañazo.

Tanto si se instala en la línea de distribución como en la de despiece, IRIS clasifica tanto la carcasa entera como sus partes anatómicas individuales.

Otros beneficios importantes

Además de ayudar a garantizar que las carcasas se pongan siempre en su forma rentable, SmartWeigher e IRIS, vinculados al software Innova, contribuyen también a la eficiencia operativa general de muchas otras maneras.
En las plantas equipadas con dos o más sistemas ACM-NT, la información sobre el peso procedente de la instalación de un SmartWeigher en la línea de distribución puede ayudar a los usuarios a optimizar los rendimientos reduciendo el rango de pesos asignados a cada sistema de corte. La información de SmartWeigher, instalado en las líneas de distribución o de despiece, también puede ayudar a aumentar el rendimiento de la carne de pechuga. Esto implica la instalación de módulos adicionales para cortar mitades frontales más ligeras y más pesadas y pechugas con hueso para su distribución a las líneas dobles FHF-XB y AMF-i, cada una de ellas preparada para procesar un rango de peso limitado.
La información de IRIS puede ahorrar mano de obra en la inspección y aumentar la eficiencia general del envasado al identificar las carcasas o porciones de calidad inferior y liberarlas automáticamente en un transportador o contenedor separado.

Fácil acceso

Innova presenta la información de las instalaciones de SmartWeigher e IRIS en paneles fáciles de leer y ubicados de forma centralizada, lo que ofrece a los procesadores un control completo de los dos atributos de cada carcasa, el peso y el grado de calidad, que determinarán en gran medida la rentabilidad de una planta. En una planta equipada con ambas tecnologías, la información sobre cada carcasa se va acumulando a medida que avanza en el proceso. La dirección de la planta puede acceder a esta información en cualquier momento, lo que le permite detectar posibles problemas lo antes posible. La pérdida de calidad y rendimiento y la asignación errónea de productos cuestan dinero. Evitar estos problemas es la mejor respuesta.



Póngase en contacto con nosotros

Nuestro equipo especializado está aquí para ayudarle y responder cualquier pregunta que pueda tener. Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible. Quedamos a la espera de sus noticias.