¡Se acabaron los falsos positivos!

El último software SensorX de Marel

sensorx-poultry-fillets-scan.jpg

Para los procesadores avícolas, la máquina ideal de detección por rayos X debería detectar los restos de huesos y otros contaminantes con la mayor precisión posible. Lo que los procesadores no quieren es una máquina que genere demasiados falsos positivos (rechazo de una pieza sin restos de huesos). El nuevo software SensorX de Marel crea el equilibrio perfecto entre una detección de huesos muy precisa y la tasa más baja de falsos positivos.

Con demasiados falsos positivos, los resultados de las estadísticas de detección de huesos, aunque parezcan impresionantes, no reflejarán la situación real y podrían resultar engañosas para la gestión de los departamentos. El último software SensorX de Marel no solo reduce la incidencia de los falsos positivos a un mínimo absoluto en el sector, sino que también detecta con mayor precisión esos fragmentos de hueso tan difíciles de encontrar. Esto significa menos ajustes e inspecciones, lo que mejora el rendimiento de la máquina, que ya es excelente de por sí.

Un equilibrio perfecto

El principal avance del nuevo software SensorX es que combina de manera inteligente algoritmos con una nueva calibración automática y un sensor de rayos X muy preciso, para conseguir la detección más fiable. El nuevo software permite que SensorX genere un equilibrio perfecto entre un aumento de la tasa de detección y una reducción de la tasa de falsos positivos. Sin embargo, ese equilibrio es muy delicado. Cuando se intenta detectar partículas diminutas de hueso con una máquina, se corre el riesgo de generar resultados erróneos, lo que menoscaba la fiabilidad de la máquina. Por consiguiente, el primer objetivo de Marel era detectar el máximo porcentaje posible de partículas de hueso, grandes y pequeñas, del mercado.

as pruebas minuciosas realizadas con el nuevo software SensorX demuestran que ese objetivo ha pasado a ser una realidad. Al realizar pruebas de detección de huesos, siempre deberían incluirse los falsos positivos. Si los resultados de detección son excelentes, pero la tasa de falsos positivos es del 30 %, la máquina es inútil, ya que hay que hacer demasiadas correcciones innecesarias.

sensorx-smartsort-poultry.jpg

Ahorro de mano de obra

Un sistema SensorX de dos pistas, trabajando a capacidad completa, puede procesar 240 piezas de carne por minuto. Supongamos que la tasa de detección de huesos es del 5 % y que la tasa de falsos positivos es del 6 %. Eso significaría que se rechazan 26 piezas de carne por minuto. Teniendo en cuenta que un operario medio puede inspeccionar 10 piezas por minuto para detectar huesos, serían necesarios tres operarios para mantener el ritmo de la producción. Si se consigue reducir la tasa de falsos positivos al 3 %, esto daría como resultado 19 piezas por minuto y solamente dos inspectores. De esta manera, se puede ver de inmediato el efecto de ahorro en mano de obra del nuevo software SensorX. Incluso más adelante en el proceso, hasta llegar a los clientes del procesador, el sistema SensorX ahorra mano de obra.

Brad Knipfel, Director de operaciones de Cargill London Ontario, Canadá, afirma, «Los clientes que en el pasado recibían productos procesados tanto con rayos X como sin rayos X, ahora ya no quieren estos últimos. Los productos procesados con rayos X les ahorran trabajo».

Las mejoras continuas, en forma de aplicaciones de software nuevas y más inteligentes, seguirán reforzando la posición de SensorX de Marel como líder del mercado.


Noticias


Póngase en contacto con nosotros

Nuestro equipo especializado está aquí para ayudarle y responder cualquier pregunta que pueda tener. Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad posible. Quedamos a la espera de sus noticias.